IGP Pollo y capó del Prat

La Indicación Geográfica Protegida de pollo y capón de El Prat es la única del Estado para estos productos, y ampara los ejemplares de la raza catalana Prat. Su crianza natural hace que su carne tenga una calidad gustativa excepcional.

Aves de corral y huevos

Con un plumaje rubio oscuro y unas patas de color azul pizarra, el pollo del prado, se cría al aire libre y se alimenta con un 80% de cereales, lo que le otorgan un sabor más pronunciado y una carne más tierna.

También llamado pollo de pata azul, su ternura se debe a que tiene un contenido de grasa superior, y se localiza, en mayor grado que el pollo, entre el tejido muscular.  Se cría durante un mínimo de 90 días, sin utilizar factores de crecimiento como antioxidantes o espesantes. Principalmente, se cría en el Delta del Llobregat y cada pollo a la venta cuenta con una etiqueta numerada con el sello europeo de Indicación Geográfica Protegida (IGP). Las características del pollo, junto con su alimentación y crianza proporcionan una carne uniforme, melosa y fina, muy preciada por los restauradores.


Territorio


Distintivos

  • producte_singular@2x
  • Inventario de Productos de la Tierra
Gastroteca

Calendario de temporada

  • GEN
  • Feb
  • Mar
  • Abr
  • MAi
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SET
  • OCT
  • nov
  • DEs

Información complementaria

Las canales comercializadas son de categoría A, frescas y refrigeradas. Cada unidad de venta lleva una etiqueta individual numerada, con el nombre de "Pollo del Prado. Indicación Geográfica Protegida", el logotipo y el símbolo comunitario, además de las indicaciones legales exigidas. Se encuentran en carnicerías y paradas de averío de Cataluña, en especial en los alrededores de Barcelona.


Atributos y propiedades nutricionales

El capó se distingue del pollo común por tener un sabor más pronunciado y la carne más tierna. Su ternura se debe a que su contenido en grasa es superior y se localiza, en mayor grado que el pollo, entre el tejido muscular. Para el resto de componentes, tiene las mismas propiedades que el pollo común, es decir, como todas las carnes, es una buena fuente de proteínas y al tratarse de una carne blanca es fácil de digerir. En cuanto a vitaminas, destaca su contenido en vitamina B3 y B9, y tiene más fósforo y potasio que otras carnes.