DOP Aceite Les Garrigues

DOP Aceite Les Garrigues

Les Garrigues es una de las comarcas con más tradición y excelencia en la elaboración y comercialización de aceites en Cataluña, lo que ha propiciado que disfrute de hace más de 40 años de una Denominación de Origen Protegida (DOP).

Aceite y aceitunas

El aceite de oliva virgen extra de Les Garrigues se obtiene de los frutos del olivo (Olea europea L.), de las variedades Arbequina y Verdiell, por procedimientos mecánicos o por otros medios físicos que no produzcan alteraciones en el aceite y que permitan la conservación del sabor, del aroma y de las características organolépticas propias del fruto del que procede. En la selección de las aceitunas debe establecerse que al menos el 90 % del aceite proceda de la variedad Arbequina. El 90 % de la producción de olivo se hace en secano. La aceituna se recoge directamente del árbol en un proceso casi completamente manual, mediante el sistema llamado "de ordeño" de las ramas. Las aceitunas, una vez cosechadas, se trasladan directamente a las cooperativas para atascar la transformación. Las aceitunas son molturadas en 24 horas o, como máximo, en las 48 horas siguientes a la recolección. Las aceitunas se trasladan a un mecanismo de aire a presión para eliminar las hojas de los lotes. Luego se pesan y se etiqueta el lote con el nombre de cada socio y el peso. Una vez hecho esto, se trasladan a grandes depósitos de recepción, donde como máximo pueden estar 24 horas. A continuación, se la ortan, se extrae el aceite, se filtra y se almacena. De los aceites que resultan se distinguen dos tipos: el aceite afrutado, obtenido de la recolección temprana y que es vendido, más denso, con un sabor almendrado-amargo; y el aceite dulce, que procede de oliva fresca madura, presenta un color amarillento y es más dulce y más fluido.


Territorio


Distintivos

  • Inventario de Productos de la Tierra
Gastroteca

Calendario de temporada

  • GEN
  • Feb
  • Mar
  • Abr
  • MAi
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SET
  • OCT
  • nov
  • DEs

Información complementaria

La producción de aceite en Cataluña se remonta a la Antigüedad clásica. La edad media fue una época de expansión del cultivo del olivo, cuando el aceite era una de las bases de la alimentación y también tenía otros importantes usos domésticos, como hacer luz. Durante toda la época medieval y moderna la producción de aceite perduró, dispersa, por toda Cataluña. Es a partir del siglo XVIII que, con la transición escalonada de las agriculturas locales hacia la especialización y la comercialización, algunas zonas como L'Empordà, La Ribera d'Ebre y El Segrià se especializaron en el cultivo del olivo. A principios del siglo XIX, la subida de los precios del aceite favoreció la expansión de este cultivo. En este proceso se consolidaron, en el primer cuarto del siglo XX, tres grandes zonas productoras: Tortosa, Reus y, particularmente, Les Borges Blanques. La Mancomunidad de Cataluña también impulsaría durante las primeras décadas del siglo XX la realización de cursos sobre el manejo de los olivares, que ayudaron a afianzar esta expansión y a propiciar la consolidación de un modelo agrícola orientado a esta producción. Años más tarde, a pesar de la crisis general del sector causada por la Guerra Civil (1936-1939) y la posguerra, la producción de aceite en la zona obtendría la Denominación de Origen "Borges Blanques", otorgada en 1975, para transformarse en 1993-1994 en la Denominación de Origen Les Garrigues y, en 1996, en la DOP actual.


Atributos y propiedades nutricionales

La Denominación de Origen Protegida (DOP) sólo ampara aceites de oliva virgen de calidad extra, con una acidez inferior a 0,5 º y un índice de peróxidos máximo del 15 %. Sin embargo, la mayor parte de los aceites presentan una acidez de 0,2 º. Se envasan en recipientes de una capacidad máxima de 5 l, los cuales deben llevar una etiqueta con la leyenda Denominación de Origen Protegida Les Garrigues, el logotipo de la denominación y el símbolo de la UE. Las zonas productoras son grandes consumidoras de aceite. El aceite de Les Garrigues es un producto que se emplea para cocinar o en crudo, para amanecer. Es utilizado tanto en casa como por los restauradores, sobre todo de los pueblos de donde es originario. Hay que conservarlo siempre fresco y al amparo de la luz del sol. Las formas de consumo tradicionales, y de hecho actuales, van desde las tostadas con aceite y tomate hasta los usos en comidas crudas –ensaladas, verduras– fritos y guisados.