Setas secas L'Alta Ribargorça

Seta seco

L'Alta Ribagorça y las otras comarcas setaires de Catalunya tienen la tradición de hacer conservas de setas, de entre las que destacan los secados.

Verduras, hortalizas y setas

Las setas secas son setas que han sido sometidos a un proceso de deshidratación con el fin de conservarlos durante un largo periodo de tiempo. El proceso de secado se puede aplicar a varias especies de setas: carreritas, cepas, frialcos, leña blancas, leñas negras, pañuelos, robellones... Cada una presenta unas características determinadas y las formas que adoptan una vez secadas son muy variadas. El color oscila entre varias tonalidades del marrón, mientras que la textura es más bien dura y rugosa. Las medidas acostumbran a ser de entre 5 y 7 cm. Hay dos ciclos de recolección, uno en primavera y otro en otoño. Para secarlos, se ponen las setas encima telas metálicas en espacios cerrados, llamados secadores, donde se secan por ellos mismos. El tiempo de secado depende del grado de humedad que tengan y del viento. Una vez secos se ponen en frío, de manera que pueden conservarse y durar hasta un año.


Territorio


Distintivos

  • Inventario de Productos de la Tierra
Gastroteca

Calendario de temporada

  • GEN
  • Feb
  • Mar
  • Abr
  • MAi
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SET
  • OCT
  • nov
  • DEs

Información complementaria

Las formas tradicionales de conservar las setas han sido muy diversas. Una era confitarlos en sal, una conserva que se podía hacer con todas las variedades, escaldándolos primero y poniéndolos después en salmuera. Otra era confitarlos con vinagre, con aceite o incluso con vino rancio, jengio o algún destilado alcohólico, como el brandi. Pero una de las formas de conserva más extendida eran las setas secadas.


Atributos y propiedades nutricionales

Las setas se envasan en capas y bolsas de plástico de tamaños diversos, habitualmente de 100 g a 350 g, que van etiquetadas con el nombre de la seta correspondiente, las cuales son comercializadas por toda Cataluña. En la comarca de L'Alta Ribagorça se consumen muchos para cocinar, sobre todo en primavera. Los robellones, los pañuelos, las carreritas y las cepas son los más apreciados en la comarca.