Buñuelos de Viento

Soplado de viento Caragirat

También conocido con el nombre de 'caragirat', este buñuelo es una variedad de los que se acostumbran a comer tradicionalmente durante el periodo de Cuaresma y Semana Santa. Su denominación 'de viento' se debe a su masa especialmente floja, como si quedara vacío por dentro.

Pan, pasteles y dulces

Los buñuelos de viento se elaboran con una masa hecha con leche, mantequilla, harina, azúcar, zumo de limón y huevo. En el momento final del proceso de preparación, una vez se han modelado y se frotan en aceite, los buñuelos se mueven en el interior de la paella y parece que hagan la vuelta solos, de ahí la denominación de caragiratos. Al final de todo, se esparce azúcar de lustre por encima de los buñuelos.

Con esta misma preparación se pueden hacer "buñuelos rellenos", llenándolos de nata, crema o trufa. Se acostumbran a tomar por postres, acompañando el café o un poco de vino dulce, o también para desayunar o merendar.


Territorio


Distintivos

  • Inventario de Productos de la Tierra
Gastroteca

Calendario de temporada

  • GEN
  • Feb
  • Mar
  • Abr
  • MAi
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SET
  • OCT
  • nov
  • DEs

Información complementaria

Se comercializan, durante todo el año, en pastelerías y panaderías de toda Cataluña.


Atributos y propiedades nutricionales

El buñuelo de viento es una fuente de energía importante. Contiene una cantidad importante de grasa, procedente de la leche, la mantequilla y los huevos; proteínas de muy alta calidad, procedentes también de la leche y los huevos; e hidratos de carbono, tanto complejos (de la harina) como sencillos (del azúcar). Su contenido en vitaminas no es muy destacable, ya que los procesos de cocción destruyen la mayor parte.